El cierre de la frontera argelina con Marruecos sigue dividiendo a las familias

  • Por:karen-millen

29

06/2022

Muchas familias han quedado divididas por una frontera que Argelia cerró en 1994 después de que Marruecos acusara a su vecino de estar implicado en un atentado yihadista contra un hotel de Marrakech en el que murieron dos turistas. La frontera ha estado sellada desde entonces y hay pocas perspectivas de que se abra pronto, ya que las tensiones vuelven a aumentar entre Rabat y Argel.

Un cortejo fúnebre 'desde la distancia'

Cerca de la ciudad marroquí de Oujda, Fátima Chaaoufi mira a través de la frontera marroquí sellada hacia una aldea argelina al otro lado, donde viven miembros de su familia que no ha visto desde hace años. "Estamos tan cerca y tan lejos", suspira.

El pueblo de Chaaoufi, Oulad Bouarfa, al este de Oujda, está a un paso de Boussfar, el pueblo argelino donde murió su hermano hace un mes. Chaaoufi no había podido verlo desde 1994, cuando se cerró la frontera tras una crisis diplomática entre los rivales norteafricanos.

"Cuando me enteré de que había muerto, no pude controlarme", dijo, con lágrimas en los ojos. "Corrí hacia la alambrada. Intentaron retenerme pero (mi dolor) fue más fuerte que yo".

La mujer de 75 años, sentada en el patio de la modesta granja de su familia con un hiyab en la cabeza y un delantal alrededor de la cintura, dijo que se había visto obligada a ver el cortejo fúnebre desde la distancia, "impotente y con lágrimas".

En agosto, tras meses de crecientes fricciones por el Sáhara Occidental y la normalización de los lazos de Marruecos con Israel, Argelia cortó las relaciones diplomáticas con su vecino, alegando "acciones hostiles". Marruecos, por su parte, rechazó las acusaciones.

El cierre de la frontera argelina con Marruecos sigue dividiendo a las familias

La semana pasada, las cosas empeoraron cuando Argelia acusó a Marruecos de matar a tres civiles argelinos en una carretera del desierto que atraviesa una zona del Sáhara Occidental controlada por el movimiento independentista Frente Polisario, apoyado por Argelia.

Un futuro difícil

Pero a pesar de la amarga rivalidad entre sus gobiernos, argelinos y marroquíes tienen profundos lazos culturales y familiares.

"Es muy triste ver a dos pueblos hermanos separados por decisiones políticas", afirma Bachir Chaouch, que nació en 1951 al otro lado de la frontera, en El Amria, pero que se trasladó a Marruecos antes de que Argelia se independizara de Francia en 1962.

Ha perdido todo contacto con sus tíos, tías y primos que se quedaron en Argelia. "Hasta 1994, era diferente. Solíamos ir a ver a nuestras familias, los negocios iban bien. Nunca pensamos que llegaríamos a este punto", dijo.

A pesar de estar oficialmente cerrada, la frontera seguía siendo relativamente porosa, ya que los contrabandistas llevaban a cabo un próspero comercio de gasolina y productos manufacturados baratos, así como de artículos más ilícitos.

Pero en 2013 las autoridades argelinas lanzaron lo que dijeron que era una ofensiva contra el tráfico de drogas, intensificando las patrullas y cavando trincheras a lo largo de la frontera, lo que llevó a Rabat a erigir vallas fronterizas.

Técnicamente, los argelinos y los marroquíes pueden volar entre ambos países, pero para las comunidades agrícolas de la frontera, aisladas de lo que podría ser un mercado de exportación clave, eso no es un gran consuelo.

Muchos habitantes de Oulad Bouarfa echan de menos sus años de contrabando. "Fue una buena época. Trabajábamos a ambos lados de la frontera, trayendo combustible de Argelia y vendiendo ropa allí", dijo el residente Mohamed Haddouri. "Hoy nos las arreglamos criando animales, pero no es suficiente para alimentar a mis hijos. Nuestro futuro parece difícil".

Un 'golpe amargo'

Haddouri dijo que prácticamente todos los habitantes de esta parte de Marruecos tienen familia en Argelia.

Las dos zonas tienen vínculos históricos, y el difunto presidente argelino Abdelaziz Bouteflika nació en Oujda cuando ambos países estaban bajo el dominio francés.

Meriem Hamouyi, una vecina del pueblo con dibujos de henna en las manos, estaba de acuerdo. El cierre de la frontera fue "un golpe amargo para nosotros. Mis cuatro hijos están en el paro", dijo.

Oualid Kebir, un argelino que vive en Oujda desde hace diez años, dice que prácticamente todo el mundo en la ciudad tiene familia al otro lado de la frontera. "Lo mismo ocurre al otro lado", añade el empresario. "Es un gran error mantener estas divisiones".

Kebir, un activista político que publica regularmente en YouTube, dijo que era "un calvario psicológico" estar lejos de su familia. "Sigo creyendo en unas mejores relaciones entre los dos países", dijo.

El cierre de la frontera argelina con Marruecos sigue dividiendo a las familias
  • 170
  • cómo combinar el hiyab con la ropa

Artículos relacionados