África, ante la nueva variante: ayuda lenta, castigo rápido

  • Por:karen-millen

17

10/2022

A las congolesas Bijoux y Edith, la noticia de la nueva variante de covid ómicron, descubierta esta semana por científicos sudafricanos, no les provocó ayer precisamente taquicardía. En un escenario “prepandémico”, sin ni una mascarilla a la vista y la ausencia de la más mínima medida de seguridad en todo el puerto de Kisangani, la cuarta ciudad de la República Democrática del Congo con medio millón de habitantes, las dos amigas reciben la amenaza con calma mientras se afanan en limpiar ropa a bordo de uno de los barcos de mercancías a punto de partir hacia la capital, Kinshasa. “Lo hemos escuchado en la radio, parece que la pandemia se complica otra vez, ¿no?”. Ambas hablan de la covid como algo lejano, casi ocurrido en otro planeta; en el pasado, por supuesto: no conocen a nadie que haya sido positivo y mucho menos que esté vacunado.

Lo segundo es lógico: con solo el 0,05% de la población vacunada, Congo es el segundo país que menos dosis ha administrado del continente. La indiferencia de Bijoux y Edith solo se esfuma al comentar la reacción mundial de cerrar fronteras con África austral para evitar la propagación de la nueva cepa. Bijoux curva las cejas. “Vosotros, los blancos sois lentos para ayudar pero rápidos para castigar, eso no está bien”.

Cada día se ponen seis veces más dosis de recuerdo en países ricos que primeras dosis en los pobres

El continente africano observa con enfado e impotencia el cierre global de fronteras con hasta ocho países del sur de África–Sudáfrica, Botsuana, Zimbabue, Namibia, Malawi, Mozambique, Lesoto y Esuatini, pese a que solo los dos primeros han registrado casos– después de que el jueves epidemiólogos sudafricanos advirtieran de la nueva variante de covid, ómicron, aparentemente más contagiosa.

La detección de la variante en el sur de África desvela además el fracaso de la gestión mundial de la pandemia: mientras buena parte de los países ricos superan los dos tercios de población vacunada, solo el 7,2% de los africanos ha recibido la pauta completa. La diferencia en la distri-bución es abismal. Cada día se ponen seis veces más dosis de recuerdo (una tercera inyección) en países ricos que primeras dosis en los países de bajos ingresos, según denuncia la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte del riesgo de que aparezcan nuevas variantes en zonas de vacunación baja y donde el virus se expande sin control. África cumple esos requisitos: los expertos calculan que solo se detecta uno de cada siete positivos en suelo africano.

Lee también

La OMS carga contra las restricciones de viaje con África por la variante ómicron

Redacción

África, ante la nueva variante: ayuda lenta, castigo rápido

Hasta ahora, los mecanismos para evitar el desequilibrio han sido insuficientes, como refleja que la iniciativa Covax, con el objetivo de distribuir 2.000 millones de vacunas en países empobrecidos, solo haya recibido el 20% de las dosis prometidas por los países ricos.

El Gobierno sudafricano salió en tromba ayer contra unas restricciones que el ministro de Sanidad sudafricano, Joe Phaahla, calificó de “draconianas”, “injustificadas” y “contraproducentes”. Desde el Ministerio de Exteriores se alzó también la voz contra el pánico internacional. “Esta última ronda de prohibiciones de viaje es como castigar a Sudáfrica por su avanzada secuenciación genómica y por su capacidad para detectar variantes más rápido. Una ciencia excelente debería ser aplaudida, no castigada”. Desde el Ejecutivo sudafricano subrayaron la incoherencia de que solo se hayan prohibido vuelos desde países africanos pese a que ya se han registrado casos positivos de la nueva variante en otros continentes. “Merece la pena hacer notar –señalaron desde Exteriores– que la reacción es marcadamente diferente”.

Lee también

África, la libertad desconectada

Xavier Aldekoa

África en la encrucijada

Xavier Aldekoa

Desde la OMS pidieron ayer a la comunidad internacional que se guíe “por la ciencia” y mantenga abiertas las fronteras con el continente. La doctora Matshidiso Moeti, directora de la organización en África, aplaudió la transparencia de Botsuana y Sudáfrica para compartir información “que salva vidas” y exigió solidaridad. “Con la variante ómicron detectada en varias regiones del mundo, establecer prohibiciones que solo afectan a África ataca la solidaridad global. La covid constantemente intenta dividirnos. Solo conseguiremos defendernos mejor del virus si trabajamos juntos para buscar soluciones”.

El resentimiento por la reacción de los países ricos se extiende entre el africano de a pie.

Ayer en las calles de Kisangani, el congolés Claude Nzunzu, profesor de inglés, chasqueaba la lengua con rabia al opinar sobre la cascada de restricciones. “No es justo que se castigue a Sudáfrica o sus vecinos, los mismos países ricos que han acaparado vacunas penalizan a los africanos que no han podido protegerse. ¿Sabes las consecuencias económicas que tendrá el cierre de fronteras en miles de familias?”.

En Sudáfrica, que inicia en diciembre la temporada alta de turismo ya que está en plena estación estival, varios operadores turísticos lamentaron decenas de cancelaciones.

Si la aparición de una nueva variante en el continente africano no ha sorprendido a los expertos, la insolidaridad, tampoco. La pasada primavera, el virólogo camerunés y director de los Centros de África para el Control y la Prevención de las Enfermedades, John Nkengasong, una de las voces africanas más respetadas en la pandemia, criticó el egoísmo de los países ricos por las vacunas. “Europa está intentando vacunar al 80% de sus ciudadanos y EE.UU. quiere vacunar a toda su población. Acabarán la vacunación, impondrán restricciones a los viajes y entonces África se convertirá en el continente de la covid”. Con casi un 70% de la población europea y estadounidense vacunada actualmente, solo faltaban las restricciones y el miedo para que su profecía se hiciera realidad. Ha ocurrido esta semana.

África, ante la nueva variante: ayuda lenta, castigo rápido
  • 159
  • ¿La ropa impresa bajo demanda es mejor que la moda rápida?

Artículos relacionados