Juana Martín, un calvario judicial de nueve años que acaba en absolución

  • Por:karen-millen

09

04/2023

La diseñadora cordobesa Juana Martín no se benefició -ni benefició a otros- con la ayuda que, en forma de préstamos, le concedió la empresa pública de la Junta Invercaria entre 2006 y 2011 cuando gobernaba el PSOE. Y, además, esos créditos no se concedieron de forma arbitraria e irregular.

Ésa es la conclusión a la que ha llegado la Audiencia Provincial de Sevilla, que ha absuelto no sólo a la diseñadora de moda flamenca, sino también al resto de los que se habían sentado junto a ella en el banquillo de los acusados el pasado mes de mayo en el juicio por esta pieza separada de la macro causa de Invercaria.

Quedan, pues, exentos de cualquier responsabilidad penal el que fuera presidente de la sociedad de capital riesgo, Tomás Pérez-Sauquillo, el que fuera director financiero, Antonio Nieto, y el ex director de Promoción, Cristóbal Cantos, cuya denuncia destapó las supuestas irregularidades en la empresa pública y que han dado lugar a la apertura de una treintena de piezas algunas de las cuales -como la de aceitunas Tatis- ya ha acabado en condena.

En contra de lo que mantenía la Fiscalía Anticorrupción -que pedía hasta ocho años de cárcel para Martín-, el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia sevillana entiende que la resolución por la que se otorgó el préstamo a la empresa de la diseñadora no fue "injusta" y que, por si fuera poco, no hubo desvío de fondos y tampoco menoscabo de fondos públicos y concluye que las pérdidas registrada en Invercaria a consecuencia de esta operación no pueden ser la base de ninguna acusación de irregularidad.

El hecho de que el tribunal considere que la concesión del crédito fue ajustada a la normativa es un aval expreso al ex presidente de Invercaria, que fue el que lo firmó, pero al mismo tiempo añade la sentencia, notificada hoy a las partes, que los otros dos ex directivos cumplieron con las exigencias "a que venían obligados". Igualmente, afirma que "no tenían facultades decisorias, cumpliendo con el Plan Director de Invercaria y la normativa relacionada", por lo que "ninguna arbitrariedad supuso la concesión" de los préstamos.

En cuanto a Juana Martín, concluyen los magistrados que el préstamo le fue propuesto y que no incurrió en ninguna ilegalidad ni al aceptarlo ni al invertirlo en su proyecto empresarial, que, añaden al hilo de las pruebas practicadas y de las declaraciones, era viable. En este sentido, recoge la resolución cómo los testigos que declararon en el juicio señalaron que "se trataba de una marca con éxito en el mercado de ropa flamenca, que había desfilado en Cibeles y contaba con varios premios".

Juana Martín, un calvario judicial de nueve años que acaba en absolución

En definitiva, sentencia la Audiencia, , "no puede determinarse que la actuación de los acusados sea constitutiva de los delitos por los que vienen acusados", pues "consta que se realizaron los estudios técnicos, económicos y financieros y de viabilidad necesarios para otorgar la concesión del préstamo participativo, con independencia que el resultado posterior no fuera el deseado; resultado en el que influyeron varios factores, entre ellos, la crisis económica del momento".

Con su absolución, Juana Martín pone fin -al menos por el momento porque la sentencia es recurrible- a una pesadilla que ella misma denunció cuando declaró en la vista oral del juicio y que se ha prolongado durante nueve largos años en los que ha permanecido primero como imputada y, luego con el cambio de denominación, como investigada, con el lastre que eso ha supuesto para su carrera.

Martín habló de "horror" y "vorágine" lo que ha vivido en este período. "Ha sido una pesadilla", relató, que afloraba en cada desfile.

Fue precisamente a raíz de su participación en un desfile de la pasarela Cibeles del año 2005 cuando la diseñadora entra en contacto con Invercaria, después de que el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, la llamara -según dijo en el juicio- para que la empresa pública de capital riesgo respaldara su proyecto. "Me querían ayudar a impulsar mi marca y mi imagen le interesaba a la Junta por ser mujer y joven. El ADN de mi marca son las tradiciones de Andalucía", explicó.

El ex presidente de Invercaria también señaló al ex consejero Vallejo durante su declaración en la primera sesión del juicio. El ex consejero le dijo a Pérez-Sauquillo que «había que potenciar la marca Andalucía en el sector textil» y que Juana Martín «estaba siendo muy reconocida y premiada». Así, le instó a «estudiar la posibilidad e invertir» en la diseñadora de moda española y flamenca, a la que Invercaria otorgó el 16 de enero de 2006 un primer préstamo de 120.000 euros.

A preguntas del fiscal, Martín reiteró que "todo" el dinero que recibió de Invercaria lo destinó al proyecto. "Mi conciencia nunca ha sido quedarme con el dinero de nadie. He intentado devolverlo y no me han dejado. Yo tenía miedo, pánico, no entendía por qué me llamaba la Policía, pero nunca he pensado que ese era dinero que me regalaban", remarcó.

El proyecto financiado por Invercaria prevía que Juana Martín abriera tiendas en toda Andalucía y el resto de España para vender la ropa diseñada por ella, pero sólo comenzaron a funcionar las de Sevilla y Córdoba y una pequeña oficina en Madrid, que finalmente cerraron. "He luchado mucho por mantener las tiendas abiertas y todavía hoy estoy pagando las deudas", ha explicado la diseñadora. El motivo del declive, según Juana Martín, fue la crisis que "nos azotó bastante fuerte". "Por más que ganara, los gastos nos desbordaban", defendió la diseñadora.

En ese contexto de crisis, Juana Martín intentó que Invercaria le aplazara los pagos de los préstamos "y me encuentro con que me han puesto una querella", ya en la etapa en la que Pérez-Sauquillo no estaba al frente de la empresa de capital riesgo.

Entre los aspectos más polémicos del proyecto de Juana Martín figura la fabricación de ropa diseñada por ella en un taller de Marruecos. Aunque la modista señaló que no pretendía "externalizar" nada, reconoció que el objetivo era confeccionarla allí para "abaratar costes", que las prendas fueran "más asequibles y nos rentara".

De hecho, la modista viajó con Pérez-Sauquillo y Cristóbal Cantos a la ciudad marroquí de Casablanca para visitar un taller de confección de ropa, al que le hicieron un primer encargo de camisetas "bordadas y con relieves". Sin embargo, la relación comercial no se mantuvo en el tiempo porque el taller les exigía que confeccionaran allí "miles y miles" de prendas. "Era mucha cantidad y luego había que pagar aduanas y traer la ropa a España", aclaró Martín.


Conforme a los criterios de

The Trust Project
Saber más
TribunalesEl TSJA refuerza la Audiencia de Sevilla para aliviar el atasco de las macrocausas de corrupción
Caso EREEl juez procesa al 'conseguidor' de los ERE, Juan Lanzas, por la ayuda irregular de 2,5 millones al matadero de Fuente Obejuna
TribunalesEl sobrino de Felipe González y Cristóbal Cantos, absueltos del caso Invercaria

Juana Martín, un calvario judicial de nueve años que acaba en absolución
  • 1329
  • que ropa estaba de moda en 2006

Artículos relacionados