Jasmien Wynants, experta en sostenibilidad: "Se necesita más legislación para poder cambiar el sector"

  • Por:karen-millen

21

05/2022

Por Natasja Admiraal

28 dic 2021

¿No es una pena que una industria que produce tantos productos bonitos tenga simultáneamente tanto impacto en las personas y el planeta? Cualquiera que estudie el lado "feo" de la industria de la moda no puede evitar inquietarse por este motivo, dice la experta Jasmien Wynants. Durante los últimos siete años, ha estado acumulando todos los conocimientos posibles sobre emprendimiento sostenible y economía circular en Flanders DC, una organización que impulsa los creativos en Flandes, Bélgica, con un objetivo en mente: mejorar la industria de la moda.

Cada vez tengo más claro que no bastaba con un cambio en la industria y los consumidores. "Se necesita más legislación y políticas para eliminar algunas barreras y acelerar la transición hacia una economía circular", dice Wynants. Recientemente terminó un máster en Ciencias Medioambientales en la Universidad de Amberes y ha elaborado una tesis de máster sobre el textil y la política europea. Desde FashionUnited hablamos con ella sobre esta investigación y sus recomendaciones.

¿Cómo surgió tu interés por la moda sostenible?

"En Flanders DC, tuve la oportunidad de informar y orientar a las empresas de moda flamencas para conseguir una mejor forma de trabajar a través del programa Close The Loop. Hablé con muchos empresarios inspiradores y empresas innovadoras y vi que se está produciendo una evolución en el campo de la sostenibilidad: donde antes sólo unos pocos se dedicaban a ello, ahora casi todo el mundo se preocupa. Cada vez son más las empresas, desde las pequeñas a las grandes, que buscan formas de cambiar su modelo de negocio y trabajar con respeto hacia las personas y al medio ambiente. Pero también me he dado cuenta de que todas las empresas se enfrentan a las mismas barreras. Entre los consumidores, también hay un creciente interés por la moda sostenible, pero muchos tienen dificultades para tomar las decisiones correctas. Por eso el sistema que está detrás no funciona".

Podría explicar eso más en detalle?

"El modelo de la moda rápida, que en su día supuso una evolución positiva, a favor de la democratización de la moda, ha descarrilado por completo en los últimos quince años. El ciclo de vida de la ropa es cada vez más corto. La industria de la moda se basa en gran medida en tendencias que cambian rápidamente y cuya base es el consumo excesivo. Esto tiene importantes consecuencias para las personas y el planeta. Se utilizan enormes volúmenes de materias primas no renovables para producir ropa que se usa brevemente, y luego se tira o se quema. En este proceso se consume una enorme cantidad de agua. Hay mucha contaminación y las complejas cadenas de producción son conocidas por la explotación en los países productores".

¿Qué hace falta para cambiar este sistema?

"Como empresa independiente, eso es casi imposible. Hace falta política y legislación. Para cambiar un sistema, un gobierno puede proporcionar orientación para acelerar este proceso. Esto puede hacerse tanto imponiendo obligaciones como a través de incentivos positivos: por ejemplo, premiando a las empresas con exenciones fiscales si adoptan medidas sostenibles".

¿Estás personalmente más a favor de los incentivos negativos o positivos?

Jasmien Wynants, experta en sostenibilidad:

"Desde el punto de vista del consumidor, me inclino hacia lo segundo. Compárelo con la industria alimentaria: a nadie le gusta que se diga que no se puede comer carne. La gente se siente atacada y esto lleva a un comportamiento defensivo. Es mucho mejor convencer a la gente con recetas vegetarianas inspiradoras. Si quieres convencer a las empresas de que elijan materiales sostenibles, un incentivo positivo puede ayudar. Al garantizar que conservan sus márgenes y el producto sigue siendo rentable, haces que sea económicamente interesante para ellos tomar decisiones responsables. Al mismo tiempo, es bueno imponer ciertas obligaciones al sector. Como la prohibición de productos químicos nocivos o exigir una calidad mínima para los productos textiles. Por lo tanto, siempre será una combinación de los dos métodos. El arte y la dificultad es encontrar la mezcla adecuada en la elaboración de políticas".

El calendario de tu tesis de máster es favorable: la investigación encaja totalmente en el marco del "Green Deal" de la Comisión Europea.

"Es cierto que en marzo de 2020 la Comisión Europea lanzó un nuevo plan de acción para la economía circular. Será uno de los pilares más importantes del nuevo Pacto Verde Europeo, el plan con el que la UE quiere hacer sostenible la economía, con el objetivo de conseguir una unión climáticamente neutra para 2050. Algunos sectores recibirán atención especial por su impacto medioambiental o sus oportunidades circulares, y uno de ellos es... ¡el sector textil!

¿Qué incluye este plan de acción?

"Contiene medidas dirigidas a todo el ciclo de vida de los productos. Para el sector textil, se elaboran acciones concretas y habrá una estrategia europea global con medidas. Por ejemplo, la atención se centra en la creación de un marco para los productos sostenibles, pero también en la mejora del entorno empresarial y normativo de los textiles sostenibles".

Aunque en su tesis de máster parte de un punto de vista flamenco, en las recomendaciones se fija más ampliamente en el ámbito belga y europeo. ¿Por qué es importante?

"La delimitación es crucial: hay que empezar por algún sitio. Pero al final, todo está conectado. Por ejemplo, ahora estamos estudiando cómo una reducción del IVA en determinados productos o servicios podría contribuir a animar a los consumidores y a las empresas a comprar de forma sostenible. Una medida que está anclada en la legislación nacional, pero para la que primero habrá que revisar la Directiva europea del IVA. Así que Flandes fue el punto de partida de mi investigación, pero por supuesto se puede repetir ese ejercicio para otros países o partes del país".

¿Cuál fue el mayor reto que encontraste en tu investigación?

"La complejidad de la política y la legislación. Como ya he dicho, son mezclas de todos los pequeños radares conectados en una gran imagen. Leyes, reglamentos, directrices... es muy importante que estas cosas se determinen y se redacten con las aportaciones del sector. Pero no todas las empresas tienen tiempo para hacer aportaciones, y mucho menos para leer la complejidad del asunto".

A través de mesas redondas, reuniste esos dos mundos de la política y la industria.

"Sí, y estoy muy satisfecha con la buena participación de los interesados del sector en estas mesas redondas. Es una prueba más de que la propia industria quiere avanzar. Uno de los aspectos que surgieron en las discusiones con los responsables políticos es que es primordial que la propia industria pida más legislación".

¿Cuáles son las principales recomendaciones de tu tesis de maestría?

"En primer lugar, es necesario que haya claridad y delimitación. Los debates de la mesa redonda mostraron que no existe una definición clara de los textiles circulares. Y eso es crucial para hacer una buena política. Comienza con el hecho de que todos medimos con los mismos estándares. Porque todo el mundo utiliza criterios diferentes cuando se trata de la sostenibilidad y hay una proliferación de etiquetas y certificados. Otra recomendación es la importancia de la calidad. Se habla mucho del bienestar de los animales, de la reducción de las emisiones de CO2 y del menor consumo de agua, pero la vida útil de los productos también es esencial. Para hacer algo con la creciente montaña de residuos llena de textiles no reciclables, debemos animar a las empresas a fabricar productos que duren y sean reciclables. Y evitar producciones de baja calidad. Para lograr un nivel mínimo de calidad, el consenso también es importante: cuando todos hablan el mismo idioma, se puede hacer política y aplicarla.

Por último, sostienes que las subvenciones son importantes, siempre y cuando exista un mercado para ellas.

"Es muy bueno que los gobiernos destinen dinero a la innovación, pero en la práctica suele haber muy poca visión de conjunto sobre el destino de ese dinero. Recientemente se han aprobado cuatro proyectos similares... en lugar de centralizarlos y estimular la cooperación. Más coherencia, eso es por lo que hay que empezar. No sólo abrir el grifo del dinero, sino racionalizar y coordinar mejor las subvenciones. Y luego centrarse en crear un mercado para las innovaciones resultantes.

Por tu tesis de máster, recibiste una calificación de "gran distinción" del programa. ¿Esto te anima a seguir con la investigación académica?

"Hay mucho potencial para seguir investigando. Aunque yo misma he tomado una dirección diferente: ahora trabajo dos días a la semana como coordinador de sostenibilidad en Xandres. Una casa de moda belga con una larga historia en la que la calidad siempre ha sido fundamental. La empresa buscaba a alguien que pudiera traducir sus objetivos de sostenibilidad -una estrategia a largo plazo- en acciones concretas a corto plazo. También trabajo tres días en Flanders DC. Una buena combinación, porque los problemas que nos encontramos en Xandres -y quizá también en otras empresas de moda- pueden abordarse desde Flanders DC. Y en Flanders DC me encuentro con organizaciones que pueden ser de interés para Xandres. Creo que la cooperación es la única forma de lograr un progreso real. Una filosofía en la que tanto Flanders DC como Xandres creen y defienden. Debido a mi completa semana de trabajo, actualmente no tengo tiempo para más investigación académica, pero no descarto nada para el futuro".

Este artículo fue originalmente publicado en FashionUnited.BE, y traducido y editado del neerlandés al español por Veerle Versteeg.

CircularidadLegislaciónMODA SOSTENIBLE

Jasmien Wynants, experta en sostenibilidad: "Se necesita más legislación para poder cambiar el sector"
  • 159

Artículos relacionados