¿Y si la solución de la moda fuera comprar por adelantado?

  • Por:karen-millen

18

02/2022

La crisis del nuevo coronavirus, sanitaria, económica y global, ha sido la ficha que está tambaleando las demás piezas del tablero en la industria de la moda. Con muchas compañías almacenando existencias debido al cierre temporal de negocios (temiendo ya no poder venderlas) y con un consumidor que ha empezado a habituarse a que los plazos de entrega de sus compras online no sean tan inmediatos, el modelo de negocio de la venta anticipada podría ser el futuro para muchas marcas de ropa medianas y pequeñas. Si competir con el modelo de la moda rápida con el que Zara cambió el mundo ya era inalcanzable antes de la pandemia (recordemos que es capaz de idear una prenda y llevarla a tienda en un plazo de dos semanas), la situación actual exige cambios para el resto.

A esta ensalada le falta otro ingrediente, un debate que la moda está intentando afrontar desde hace varias temporadas: la sostenibilidad. Es importante remarcar que esta industria crea 92 millones de toneladas de deshechos al año, un 4% del total en el mundo.

Todo esto está abriendo el camino a un nuevo modelo más lento, más sostenible y más viable como negocio, el de la compra anticipada. Marcas digitales nacidas al calor de la generación millennial y de las redes sociales, pero también plataformas entregadas al lujo como Moda Operandi, están probando con éxito los distintos ganchos de la pre-venta. Por un lado, para ellas, se reduce el stock (y sus costes de fabricación y mantenimiento), se calcula de forma mucho más precisa el volumen de producción, se atina con las piezas que tendrán éxito y se mantiene saneado su cash-flow, como en el caso de la californiana Dôen, que con cada pre-venta financia los materiales y la mano de obra necesarias para confeccionar la prenda.

La francesa Maison Cléo, favorita de influyentes digitales como Leandra Medine o Emily Ratajkowski, lanza una pequeña selección de diseños todos los miércoles en edición limitada. Una vez que has hecho tu pedido, se hace a mano en el estudio de la marca en Lille, y se envía al cliente en el plazo de dos semanas. Además, permite cierta personalización en el tallaje e incluso algunas variaciones del tejido a demanda. La británica Birdsong, con sede en Londres, conocida por su ropa sostenible y sus colaboraciones con artistas, ha anunciado a través de Instagram que cambia por completo su sistema a uno de pre-reserva y cuentan en Refinery29 que la idea de poder poner nombre a quien elabora su prenda agrega valor para el cliente.

Instagram content

This content can also be viewed on the site it originates from.

¿Y si la solución de la moda fuera comprar por adelantado?
  • 181

Artículos relacionados